Cultura de la Vida – Minuta #105

Minutas Republicanas

Minutas Republicanas

Todas las personas han sido creadas con un fin trascendente, y como consecuencia de ello, nacen libres e iguales en dignidad y derechos.

Comparte

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Cultura de la Vida

1. Somos un movimiento desde y para las Personas y que defiende la Vida desde la concepción hasta la muerte natural. Todas las personas han sido creadas con un fin trascendente, y como consecuencia de ello, nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Dicha dignidad y los derechos emanados de ella son anteriores y superiores al Estado, y es precisamente por esto, que el Estado debe estar al servicio de todas las personas, especialmente de las más vulnerables. Como consecuencia directa de la naturaleza trascendente y digna de todas las personas, es que defendemos su vida desde la concepción hasta la muerte natural, sin excepciones.

Acción Republicana. Principios Republicanos

La cultura de elegir siempre por la vida

«Este horizonte de luces y sombras debe hacernos a todos plenamente conscientes de que estamos ante un enorme y dramático choque entre el bien y el mal, la muerte y la vida, la «cultura de la muerte» y la «cultura de la vida». Estamos no sólo «ante», sino necesariamente «en medio» de este conflicto: todos nos vemos implicados y obligados a participar, con la responsabilidad ineludible de elegir incondicionalmente en favor de la vida».1

Batalla cultural la vida

En la actualidad, estamos en medio de una batalla cultural por el valor de la vida humana. Para algunos el valor de la vida humana es relativo: el derecho a la vida depende del estado de desarrollo en la que la persona se encuentre – permitiendo el aborto– o de las condiciones de salud que tenga – promoviendo la eugenesia y la eutanasia–. Para nosotros, en cambio, el bien de la vida humana es absoluto, defendemos el derecho a la vida de toda persona sin discriminar su sexo, raza, estado de desarrollo, condición de salud, etc. y rechazamos toda acción directa –o intentada– que vulnere el bien humano básico de la vida.

En base al valor absoluto de toda vida humana, es necesario crear una “cultura de la vida”, que ponga la dignidad del ser humano por sobre cualquier otra consideración en las discusiones sociales. Es una cultura por dos razones:

  • La primera, es una cultura porque no se trata solo de ideas, también es una cuestión de actitud. No basta con pensar a favor del derecho a la vida, es necesario persuadir a los demás del valor intrínseco de toda vida humana, por tratarse de una idea esencial de toda sociedad libre. «Si queremos que nuestro mundo sea más humano, más justo y más bello, hemos de ser unos apasionados de la vida. No podemos resignarnos a que, con la excusa de un falso progreso, pretendan construirnos un mundo donde la muerte de los inocentes sea cosa de ordinaria administración».
  • Es también una cultura porque tiene por objetivo cambiar una realidad. Debemos asumir, lamentablemente que muchos no valoran la vida de los más débiles e inocentes –los niños que están por nacer o los enfermos terminales, p. ej.– como la vida de las demás personas. Es necesario reconocer que el aborto, la eugenesia y la eutanasia poseen aceptación por parte de la sociedad y que la vulneración del derecho a la vida de los más débiles e inocentes se disfraza con formas civilizadas –“derecho de la mujer”, “derecho a una muerte digna”, “derecho a una vida digna”, etc.–. Por esta razón, el filósofo español Julián Marías escribió en los 80: «por esto me parece que la aceptación social del aborto es, sin excepción, lo más grave que ha acontecido en este siglo que se va acercando a su final».

 

Acción Republicana. Por una cultura de la vida en Chile. Camino a la marcha ciudadana “x las 2 vidas”. Disponible en: https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/pro_vida.pdf

La cultura de la muerte es el desprecio por el más débil

«Todos estos planteamientos, que se han saldado con un altísimo coste en vidas humanas, han conducido a desposeer al embrión y al feto de toda su dignidad. Se pretende dar carta de normal ciudadanía al maltrato del débil de la manera más cruel, como es desposeyéndolo de sus derechos más elementales. Se intenta buscar un mundo feliz donde no existan personas dependientes, y para ello se las elimina brutalmente en el claustro materno, ¡precisamente en ese santuario donde naturalmente deberían estar más protegidas y seguras! En definitiva se ha trivializado, como nunca hasta ahora había sucedido, el valor de la vida humana al tiempo que se ha mutilado de una manera considerable la dignidad de todo hombre».2

La vida es un don a desarrollar

«Los clásicos concebían la existencia humana como una tarea que se nos encomendaba, ya sea por parte de la naturaleza –todavía resuena en nuestros oídos el “llega a ser el que eres” de Píndaro– o por Dios. La vida se percibía como un don, que nos correspondía hacer fructificar. El éxito no estaba asegurado de antemano, y de ahí el carácter dramático de la condición humana: un mal uso de la libertad podía llevarnos al desastre, al rechazo de Dios y a la adhesión a alguna cosa creada, finita, incapaz por tanto de colmar nuestras ansias de plenitud. La incertidumbre acerca del tiempo disponible para llevar a cabo la tarea daba una particular emoción a la aventura de vivir».3

La Cultura de la vida debe ser una cruzada de alegría

«La cultura de la vida no puede construirse con resentimiento o tristeza. En Evangelium vitae, que ha de ser como un manual al que se ha de volver continuamente para refrescar ideas y cobrar ánimos, el Papa nos dice que la alegría por la vida es un elemento esencial de la cultura de la vida. Hay modos meramente humanos de fundamentar el gozo sereno por la vida del hombre: para unos, ese gozo viene de la idea de respeto y admiración por la naturaleza; para otros, de la actitud de veneración por la vida; para otros más, del reconocimiento de la dignidad especial del humano; para otros, finalmente, en la pertenencia a la especie Homo sapiens».4

Debemos llevarla a cabo con gran optimismo

«Debemos trabajar con optimismo y no dejarnos vencer por los triunfos políticos o judiciales que la contraparte pueda tener. Si sabemos que se trata de una batalla cultural difícil no debe sorprendernos que se aprueben políticas contrarias a la dignidad de la persona humana. Sin embargo, si vemos casos exitosos como el movimiento pro vida de Estados Unidos podremos concluir que, por muy definido que pueda estar el aborto por la autoridad política, esta siempre será una lucha que valdrá la pena librar».5

La Vida y la Mujer

Puede que te sorprenda, pero es cierto: hoy en día, más mujeres que hombres se consideran provida. 

Según la encuesta Gallup de 2019 sobre valores y creencias, el 51% de las mujeres se consideran provida, en comparación con el 46% de los hombres que se identifican a sí mismos como provida.

¿Por qué menos hombres se identifican como provida? Abundan las posibles explicaciones.

¿Es porque el aborto proporciona una “salida fácil” de una responsabilidad que es, biológicamente hablando, la mitad de un hombre? Quizás sea porque las mujeres son generalmente más religiosas que los hombres y, por lo tanto, es más probable que sean pro-vida por razones religiosas. ¿Podría ser que los hombres hayan caído en la engañosa idea de que no se les permite tener una opinión sobre el aborto en absoluto porque no tienen ni dan a luz al niño? Quizás sea todo lo anterior.

En cualquier caso, los hombres a menudo escuchan “¡Sin útero, sin opinión!” como una réplica para silenciar a aquellos que deseen hablar y defender la vida humana inocente.

Mientras tanto, un hombre que apoya el derecho al aborto será recibido con aplausos, empezando por los siete hombres de la Corte Suprema de los Estados Unidos que dictaron la decisión Roe v. Wade de enero de 1973 que legaliza el aborto a pedido en todo el país.

Claramente, las opiniones de algunos hombres son bienvenidas. Pero el doble rasero es obvio, y los hombres no deberían aceptar la noción de que no se les permite tener una opinión sobre un asunto tan vitalmente importante como los derechos humanos básicos para todos los seres humanos, nacidos y no nacidos.

El movimiento pro-aborto disfruta enmarcar el debate sobre el aborto como una batalla de sexos. Pero no lo es, porque hombres y mujeres de todas las edades en todo el país se identifican como provida.

 

La ligera ventaja en el porcentaje de mujeres frente a hombres que se identifican como provida se refleja en el liderazgo del movimiento por el derecho a la vida.

 

Ser pro-vida es una posición profundamente pro-mujer. Y el sexo biológico de una persona no tiene nada que ver con su derecho a formarse una opinión sobre el aborto o actuar de acuerdo con esas creencias.

 

Melanie Israel y Paige Pristas. All of Us —Men and Women— Can Speak for Life. Disponible en: https://www.heritage.org/life/commentary/all-us-men-and-women-can-speak-life

En Chile, el desafío está en los matices.

Tal como lo señala la Encuesta del Centros de Estudios Públicos el porcentaje de personas que están abiertamente a favor del aborto en todas circunstancias (7%) es considerablemente menor al de quienes están en contra en todas las circunstancias (27%). Sin embargo, la gran mayoría de los chilenos se deja persuadir por matices como límites a las semanas de embarazo (9%) o circunstancias especiales (55%). Tenemos que señalar con claridad que estas dos situaciones son inaceptables ya que condicionan la dignidad de las personas según las circunstancias.

No existe el derecho al aborto

«Frente a lo anterior es necesario señalar, en primer lugar, que no existe el derecho a asesinar y menos cuando se trata del propio hijo. Además, el cuerpo humano no es un “objeto” disponible de la persona humana, sino un elemento constitutivo de la misma, por tanto, no existe un derecho irrestricto sobre el propio cuerpo, y menos aún sobre el cuerpo ajeno, por lo que cuando hablamos de abortar, hablamos de extraer del cuerpo de la madre a otra persona genéticamente distinta, que tiene un cuerpo propio, diferente y absolutamente distinguible del de la madre. Es más, el hecho mismo de recurrir al aborto muestra que, quienes lo hacen, consideran que el fruto de la concepción es un individuo distinto de sus progenitores y que, de no mediar su eliminación, se desarrollará de la misma manera en que todos nos desarrollamos».7

Frente a la eutanasia, es preciso sincerar el debate

En los hechos, la eutanasia no es permitir que puedas morir dignamente. La eutanasia es generar en los demás la obligación de matarte o de entregarte los medios para matarte.

Nosotros respetamos la autonomía del paciente. Respetar la autonomía del paciente significa respetar su decisión de aceptar o rechazar los tratamientos que se le proponen. Respetar la autonomía del paciente no significa hacer cualquier cosa que pide el paciente.

Nosotros abogamos por una verdadera compasión hacia el paciente. Quienes están a favor de la eutanasia se arrogan una superioridad moral al atribuirse un cierto grado de compasión por respetar la voluntad de las personas que quieren ser víctimas de un homicidio o auxiliadas en su suicidio.

Pero, en realidad, todo acto compasivo debe partir de la base que toda vida merece ser vivida y que toda vida vale la pena. Y como sociedad tenemos el deber de acompañar a aquellos que en un momento muy complicado desean morir porque no le encuentran sentido a la vida, así como a sus familias. Aplicar la eutanasia es decirle a un paciente, en definitiva, que su vida no merece ser vivida o que su vida no vale la pena.

Acción Republicana. Eutanasia. https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/Eutanasia.pdf

 

El suicidio es un problema de salud pública que debemos enfrentar.

«El suicidio en políticas públicas es visto como un problema sanitario y no como una solución médica como lo sugieren los partidarios de la eutanasia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe “Prevención del suicidio: un imperativo global”, del año 2014, busca otorgar a la prevención del suicidio alta prioridad en la agenda mundial de salud pública. En esta misma línea el Ministerio de Salud de Chile tiene un Programa Nacional de Prevención del Suicidio.

Más de 800.000 personas mueren cada año por suicidio y es la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años, según la OMS. La misma OMS señala que los suicidios son prevenibles y que los servicios de salud tienen que incorporar la prevención del suicidio como un componente central. Es absurdo que en un mismo servicio de salud se busque prevenir la tasa de suicidios a la vez que en el mismo recinto un profesional de la salud proporcione las herramientas y el procedimiento para llevar a cabo uno.

Algunos podrían decir que el suicidio asistido es distinto al suicidio, pero con ello solo evidencian el argumento que subyace a toda postura favorable a la eutanasia: existen ciertas vidas que merecen ser vividas y otras no».8

El suicidio es un problema de salud pública que debemos enfrentar.

Ser parte activa de una “cultura de la vida” nos exige tener claros cuáles son las ideas fundamentales que la sustentan. Dentro de estas ideas principales se encuentran las siguientes:

  • Defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Gracias a la ciencia hoy sabemos que existe vida humana desde la concepción: desde ese instante ya es una persona completa, con rasgos genéticos definidos y con identidad propia que lo vuelve un ser único e irrepetible. La diferencia entre ese embrión y un adulto de 40 años es solo de tiempo. La alusión a la muerte natural dice relación con el derecho de toda persona a mantener y conservar su vida sin que otro atente o lo motive a atentar contra esta. 
  • Toda vida merece ser vivida. Sin distinción de sexo, raza, condición social, estado de salud, etc. Toda persona es poseedora del derecho a la vida y quienes promueven medidas contrarias a este derecho señalan lo contrario. No debe sorprendernos por esto que el aborto, la eugenesia y la eutanasia son herramientas que han sido utilizadas al servicio de regímenes políticos que no reconocen la igual dignidad de todos los seres humanos. Por ejemplo, la política de hijo único del régimen comunista chino ha provocado una masiva matanza de no nacidos –400 millones de abortos– y buena parte de ellos corresponden a mujeres por la presión social de que ese hijo único sea varón, ¿dónde están las feministas reclamando esta tamaña injusticia?

  • Junto con defender su derecho a la vida, los más indefensos necesitan de nuestro apoyo. No es de extrañar que las políticas contrarias al derecho a la vida atenten contra la vida de los más indefensos. Es deber de una cultura de la vida no solo garantizarle a los más débiles su derecho a la vida como a los demás, también debemos brindarle nuestro apoyo, es necesario acogerlos.

Acción Republicana. Por una cultura de la vida en Chile. Camino a la marcha ciudadana “x las 2 vidas”. Disponible en: https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/pro_vida.pdf

Referencias

1 Juan Pablo II. Evangelium Vitae, n. 28. Disponible en: http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_25031995_evangelium-vitae.html

2 José Rabadán Jiménez. La defensa de la vida y la cultura de la muerte. Disponible en: http://uvadoc.uva.es/bitstream/handle/10324/23867/ARAMCV-2014-51-defensa-vida.pdf?sequence=1&isAllowed=y

3 Alejandro Navas. Cultura de la vida en la sociedad contemporánea. Disponible en: https://www.unav.edu/web/unidad-de-humanidades-y-etica-medica/material-de-bioetica/cultura-de-la-vida-en-la-sociedad-contemporanea

4 Gonzalo Herranz. Imagen moral de la cultura de la vida. Disponible en: https://www.unav.edu/web/unidad-de-humanidades-y-etica-medica/material-de-bioetica/conferencias-sobre-etica-medica-de-gonzalo-herranz/imagen-moral-de-la-cultura-de-la-vida

5 Acción Republicana. Por una cultura de la vida en Chile. Camino a la marcha ciudadana “x las 2 vidas”. Disponible en: https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/pro_vida.pdf

6 Encuesta CEP 2018. Disponible en: https://www.cepchile.cl/cep/site/docs/20181207/20181207101838/encuestacep_oct_nov2018.pdf

7 Acción Republicana. Aborto. Disponible en: https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/Aborto.pdf

8 Juan Pablo Beca. Eutanasia. El Mercurio, 25 de noviembre de 2017.

 
Formación Republicana

Todo republicano tiene el deber de formarse al mayor nivel posible. Si le dedicaras 1 hora de estudio al día a este tema (leyendo una página cada 5 minutos) en 7 días podrías tener una muy buena formación en torno a este tema. Te recomendamos la lectura de los siguientes escritos:

Todo republicano tiene el deber de formarse al mayor nivel posible. Si le dedicaras 1 hora de estudio al día a este tema (leyendo una página cada 5 minutos) en 7 días podrías tener una muy buena formación en torno a este tema. Te recomendamos la lectura de los siguientes escritos:

 

Día 1

Alejandro Navas. Cultura de la vida en la sociedad contemporánea. Disponible en: https://www.unav.edu/web/unidad-de-humanidades-y-etica-medica/material-de-bioetica/cultura-de-la-vida-en-la-sociedad-contemporanea

Día 2

Día 3

Acción Republicana. Por una cultura de la vida en Chile. Camino a la marcha ciudadana “x las 2 vidas”. Disponible en: https://www.elpaisonline.cl/images/accion_republicana/pro_vida.pdf

Día 4

Día 5

Juan Pablo II. Evangelium Vitae. Disponible en: http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_25031995_evangelium-vitae.html

Día 6

Día 7

 

Sigue conectado

Más Publicaciones

Defensa y fuerzas Armadas – #109

La verdad y el bien son realidades objetivas, conceptos que es posible descubrir racionalmente en la noción que todo ser humano tiene de ese conjunto de virtudes morales objetivas, y que responden al orden natural de las cosas, y que nunca una mayoría electoral ni parlamentaria, ni ninguna autoridad política puede modificar o desconocer.