Defensoría de la Niñez – #115

Minutas Republicanas

Minutas Republicanas

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

La Defensoría de la Niñez

La Defensoría de los Derechos de la Niñez es una corporación autónoma de derecho público con personalidad jurídica y patrimonio propio, creada por la ley N° 21.067, publicada en el Diario Oficial el 29 de enero de 2018 y cuyo artículo 2° señala que: «La Defensoría de los Derechos de la Niñez tendrá por objeto la difusión, promoción y protección de los derechos de que son titulares los niños, de acuerdo a la Constitución Política de la República, a la Convención sobre los Derechos del Niño y a los demás tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren vigentes, así como a la legislación nacional, velando por su interés superior». Dentro de las facultades y atribuciones de este organismo —contempladas en el artículo 4°— se encuentran las siguientes:

 

Artículo 4° letra:

Función o Atribución

a)

Difundir, promover y proteger los derechos de los niños de acuerdo a lo que establece la presente ley.

b)

Interponer acciones y deducir querellas, de conformidad con el artículo 16.

f)

Visitar los centros de privación de libertad, centros residenciales de protección o cualquier otra institución, incluyendo medios de transporte, en los términos de lo dispuesto en el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, en que un niño permanezca privado de libertad, reciban o no recursos del Estado, sin perjuicio de las facultades de los demás organismos públicos competentes en la materia.

g)

Denunciar vulneraciones a los derechos de los niños ante los órganos competentes, remitiendo los antecedentes que funden dicha denuncia.

h)

Emitir informes y recomendaciones que tengan por objeto la promoción o protección de derechos de los niños.

k)

Velar porque los responsables de formular las políticas públicas nacionales, incluidas las económicas, tengan en consideración los derechos del niño, al establecer y evaluar planes, políticas y programas.

m)

Promover el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño y los demás tratados internacionales relativos a los derechos de los niños ratificados por Chile y que se encuentren vigentes, en la legislación y reglamentos nacionales, y asesorar a los órganos públicos y privados, a los niños y a las familias sobre la interpretación y aplicación de los derechos contenidos en tales cuerpos normativos.

 

En total, el artículo 4° contempla 18 funciones descritas con dispares grados de vaguedad. Por la vaguedad y multiplicidad de sus funciones, se trata de un organismo de difícil fiscalización ¿Cómo controlar a un organismo que tiene 18 funciones? ¿Cuál de todas ellas es más importante? Aquí vemos un claro problema de diseño institucional, dado que permite que la Defensoría de la Niñez funcione como centro de estudios, grupo de cabildeo, órgano persecutor, etc. Al no establecer con límites nítidos las funciones de la Defensoría de la Niñez se fomenta el personalismo de sus funcionarios porque la discrecionalidad es una consecuencia obvia de la vaguedad.

 

El origen de la Defensoría de la Niñez está en la Observación General No. 2, del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, señala en su punto número 7: «El Comité estima que todos los Estados necesitan una institución de derechos humanos independiente encargada de promover y proteger los derechos del niño. Lo que interesa principalmente al Comité es que la institución, cualquiera sea su forma, pueda vigilar, promover y proteger los derechos del niño con independencia y eficacia. Es esencial que la promoción y protección de los derechos del niño formen parte de sus actividades principales y que todas las instituciones de derechos humanos existentes en un país trabajen en estrecha colaboración para el logro de este fin».

 

Todos estos organismos surgen con muy buenas intenciones —¿quién podría estar en desacuerdo con promover los derechos de los niños?—, pero es preciso advertir que muchas veces los políticos se aprovechan de estas buenas intenciones e identifican falsamente un buen fin con la solución que proponen, de modo que si estás en contra de “crear una Defensoría de la Niñez”, estarías en contra de “defender los derechos del niño”. Esta artimaña también la vemos cuando se defiende la regla de la paridad; los escaños reservados a pueblos originarios y otras causas teñidas de buenismo que terminan restringiendo el debate racional sobre la pertinencia de organismos de esta naturaleza.

 

 

 

Polémicas de la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz

 

Patricia Muñoz es la primera Defensora de la Niñez, fue elegida por votación unánime del Senado en abril de 2018. De acuerdo al inciso final del artículo 10 de la ley ya comentada «El Defensor durará cinco años en su cargo y no podrá ser designado por un nuevo período. Los estatutos de la Defensoría fijarán la forma en que el Defensor designará a su subrogante y las normas que rijan dicha subrogación». De este modo, de no mediar una destitución o una renuncia, Patricia Muñoz sería Defensora de la Niñez hasta 2023. Estos más de dos años de Muñoz a la cabeza de este nuevo organismo no han estado exentos de polémica:

 

Activismo político en redes sociales

 

Todo aquel que quiera ser un buen servidor público debería tener como referencia el Código de Ética de la Función Pública de la Organización de Estados Americanos que establece una serie de principios que deberían cumplir rigurosamente los funcionarios públicos. Entre ellos destacamos los siguientes para analizar en virtud de estos el comportamiento de la Defensora de la Niñez:

Principios generales y particulares del Código de Ética de la Función Pública (Capítulos II y III)

ARTICULO 9°-PRUDENCIA. El funcionario público debe actuar con pleno conocimiento de las materias sometidas a su consideración, con la misma diligencia que un buen administrador emplearía para con sus propios bienes. El ejercicio de la función pública debe inspirar confianza en la comunidad. Asimismo, debe evitar acciones que pudieran poner en riesgo la finalidad de la función pública, el patrimonio del Estado o la imagen que debe tener la sociedad respecto de sus servidores.

ARTICULO 11.-TEMPLANZA. El funcionario público debe desarrollar sus funciones con respeto y sobriedad, usando las prerrogativas inherentes a su cargo y los medios de que dispone únicamente para el cumplimiento de sus funciones y deberes. Asimismo, debe evitar cualquier ostentación que pudiera poner en duda su honestidad o su disposición para el cumplimiento de los deberes propios del cargo.

ARTICULO 23.-INDEPENDENCIA DE CRITERIO. El funcionario público no debe involucrarse en situaciones, actividades o intereses incompatibles con sus funciones. Debe abstenerse de toda conducta que pueda afectar su independencia de criterio para el desempeño de las funciones.

ARTICULO 32.-DIGNIDAD Y DECORO. El funcionario público debe observar una conducta digna y decorosa, actuando con sobriedad y moderación. En su trato con el público y con los demás funcionarios, debe conducirse en todo momento con respeto y corrección.

 

En contraste con estos principios, podemos ver que la conducta de la Defensora de la Niñez en redes sociales es cuando menos mejorable. Ante la polémica del ministro de Cultura Mauricio Rojas, Patricia Muñoz se refería en estos términos:

¿El converso? ¿Se condice este tuit con el trato de respeto y corrección en todo momento que le debe al público y a los demás funcionarios? ¿Protege con estas actitudes el prestigio que recién se está labrando la Defensoría de la Niñez? Por los comentarios y las actitudes de Patricia Muñoz, no es de extrañar que una parte de la población considere al organismo que dirige como otro antro de activismo político donde la función pública específica —la defensa de los derechos de los niños— opera solo como una excusa.

 

En un funcionario público es fundamental “el ser” y también “el parecer”, en sus actos también está en juego la legitimidad de la institución. ¿Cómo confiar en una fiscal como Ximena Chong que en sus redes sociales se expresa como clara partidaria de la insurrección?

Otro de los problemas del activismo en redes sociales es que transforma a los funcionarios públicos en un tuitero quejumbroso promedio, cuando en realidad —y a diferencia del común de la población— tiene facultades para tomar cartas en el asunto. Por esta razón, vale la pena destacar la respuesta del diputado René Saffirio a uno de los tantos tuits de la Defensora:

 

Video: “El llamado de la naturaleza”

Las impertinencias anteriores de la Defensora de la Niñez no se comparan con la reciente polémica acerca de un video de nombre: “El llamado de la naturaleza” donde invita a los menores de edad a “saltarse todos los torniquetes”, haciendo alusión a las graves faltas de octubre de 2019 que fueron la antesala para la posterior quema de un porcentaje relevante de la red de Metro de Santiago.

 

Una de las cosas que más llama la atención es la timorata respuesta por parte del Gobierno, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, señaló que: «hubiese sido mejor un mensaje de unión y más positivo». La subsecretaria de la Niñez, Carol Bown dijo: «más que a saltarse torniquetes, la invitación debiera ser a participar, involucrarse y construir juntos el país que soñamos». Ambas respuestas serían válidas ante una situación que admitiría ser mejorada, pero en este caso vemos un acto directamente reprochable frente al cual el gobierno ha sido incapaz de hacerse cargo. Mucho más elocuente resulta ser la editorial de El Mercurio que reproducimos íntegramente a continuación:

 

Cuestionable video

 

Como parte de la Campaña de Derechos 2020, que conmemora la ratificación por Chile de la Convención de los Derechos del Niño, la Defensoría de la Niñez lanzó en las redes sociales un video titulado “El llamado de la naturaleza”, en el que un grupo de jóvenes canta y baila al ritmo de una canción cuya letra ha sido objeto de serios reparos debido a sus contenidos alusivos a la rebelión, la revolución y a “saltarse los torniquetes”, en lo no puede entenderse sino como una alusión a las violentas evasiones masivas que antecedieron a los hechos del 18 de octubre de 2019.

 

Diversas autoridades han manifestado su inquietud por los mensajes del video, los que —señalan— podrían llegar a interpretarse como una incitación a la violencia, o al menos una exaltación de acciones de ruptura de la legalidad. Incluso, un grupo de parlamentarios inició un proceso de recolección de firmas para recurrir a la Corte Suprema, con el fin de solicitar la destitución de Patricia Muñoz, defensora de la Niñez. Según los diputados, quien dirige una institución pública destinada al resguardo de los derechos de los niños y los adolescentes no puede promover la desobediencia civil, como supuestamente lo haría el video. En una declaración, la Defensoría rechazó los cuestionamientos, afirmando que “jamás hemos llamado a la violencia ni lo haremos”, y lamentando que se hubiera malinterpretado una pieza musical cuyo objetivo —recalcó— era visibilizar los derechos de los niños y crear una instancia de reflexión para incentivar su participación.

 

Resulta lamentable que un organismo tan crucial para la protección de la infancia y de la juventud se vea involucrado en una polémica originada en la generación de contenidos que, por el lenguaje utilizado, no solo sugieren sesgo político, sino que incluso pueden entenderse como una legitimación de la ruptura del orden legal. La defensa de los derechos de los niños y de los jóvenes es una tarea urgente, primordial y permanente, pues todavía muchos enfrentan la vulnerabilidad y la desprotección. Sin embargo, esta labor no debiera verse alterada por otras motivaciones y menos por mensajes que puedan alentar el enfrentamiento, especialmente cuando el país busca construir un nuevo orden institucional. Llama particularmente la atención que la Defensoría, cuya titular se ha mostrado especialmente atenta a cuestionar cualquier eventual utilización proselitista de la infancia —incluso criticando el año pasado que un grupo de preescolares que visitaban La Moneda le cantaran el Cumpleaños Feliz al Presidente de la República—, no haya advertido en este caso las evidentes lecturas políticas a las que se prestaba el video.

 

No es la primera vez que el actuar de esta entidad es cuestionado por supuestas faltas de equilibrio. Incluso este año diputados de la Democracia Cristiana enviaron un duro oficio a la Defensoría pidiéndole aclarar antecedentes respecto de haber privilegiado las acciones de denuncia de la violencia policial por sobre las muchas otras situaciones de vulneración que sufren niños y adolescentes. En respuesta, el organismo defendió su proceder, mostrando con cifras los esfuerzos desarrollados en distintas áreas, pero también haciendo notar los intensos requerimientos de que fue objeto en el marco de la crisis vivida por el país a partir de octubre de 2019. De hecho, ya en noviembre del año pasado, la defensora afirmó —en una intervención ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos— que en “Chile se han violado grave, sistemática y generalizadamente los derechos humanos”, en palabras que contrastaron con la cautela que organismos como Human Rights Watch y el propio INDH han mostrado respecto del uso del concepto “sistemático”.

 

De muy reciente creación —inició sus funciones en junio de 2018—, la Defensoría de la Niñez deberá vivir un proceso de maduración institucional para consolidarse como instancia que, ajena a activismos y acusaciones de sesgo, pueda cumplir con eficacia la trascendental tarea de difundir, promover y proteger los derechos de los niños. Este episodio representa un paso en falso en ese esfuerzo y corresponde que así sea reconocido y corregido.

 

“Cuestionable video”, Editorial de El Mercurio, 3 de diciembre de 2020

 

Este video demuestra la incompatibilidad que existe entre la vocación típica de la izquierda de adoctrinar y hacer proselitismo con los menores de edad con los derechos de los niños, cuya protección «descansa sobre el principio fundamental de resguardar su proceso de crecimiento, desde una perspectiva tanto material, como intelectual y espiritual». Como bien advierte Cristián Valenzuela esto no es nada nuevo en la izquierda chilena:

 

Marcela Rodríguez no fue ni la primera ni la última mujer combatiente en Chile, pero la llamada “Mujer Metralleta” vive en la memoria de muchos chilenos que nunca olvidarán el legado de muerte y terror que dejaron sus años de participación en la resistencia. El movimiento juvenil Lautaro, al que perteneció, fue una organización guerrillera que mediante atentados explosivos y asaltos buscó no solo terminar con la dictadura, sino también sabotear el retorno a la democracia.

 

“Los jóvenes son parte importante de una revolución. Son ellos los que tienen que ser responsables y hacer las cosas bien”, decía la Mujer Metralleta, rememorando su historia hace algunos años. Ponía el acento en el importante rol que cumple la formación de niños y jóvenes para perpetuar los objetivos de estas guerrillas.

 

Patricia Muñoz es lo más parecido a una mujer combatiente que tenemos hoy en día. Pero, a diferencia de la guerrillera Rodríguez, Muñoz no empuña armas, sino que ejerce su resistencia mediante una plataforma comunicacional y política de gran impacto e incidencia.

 

Desconocida hasta que asumió en julio del 2018, a poco andar delineó su objetivo fundamental: “Seré la piedra en el zapato de muchos”. No tuvo problemas para afirmar, desde el feminismo radical, que los niños que están por nacer no son niños y no son objeto de protección; se querelló y persiguió a cuanto carabinero se le cruzó por delante; y hace un año atrás, no dudó en acusar de proselitismo a La Moneda porque un grupo de niños le cantó el cumpleaños feliz al Presidente.

 

La campaña de la Defensoría que llama a los niños a saltarse los torniquetes y a caminar juntos a la revolución no es un desatino como algunos erróneamente quieren creer ni tampoco un descuidado uso de metáforas, como alega la institución al defenderse. Al contrario, es una reflexión consciente y provocadora de la ideología que promueve y defiende esa institución y que refleja, de pies a cabeza, lo que piensa la Defensora respecto del estallido de violencia y la forma de abordar el proceso constituyente.

 

Sin lugar a dudas, de haber podido, Patricia Muñoz habría saltado cada uno de los torniquetes junto a los miles de jóvenes que dieron inicio a la revolución más violenta que ha vivido Chile en el último tiempo. Por eso mismo, lejos de arrepentirse y enmendar el error –eliminando el video y paralizando la campaña– la Defensora ha doblado la apuesta, culpando al resto de no haber comprendido el supuesto sentido original que proponía el autor y celebrando la división profunda que genera su irresponsable campaña. Al igual que la Mujer Metralleta, la Mujer Torniquete sabe que la rebeldía contra lo establecido se debe inculcar a los niños desde pequeños y desde cada espacio de representación posible.

 

En cualquier país razonable, Patricia Muñoz sería directora de una ONG de extrema izquierda o panelista en una radio subterránea y alternativa. Pero en Chile, la nombramos en una institución de la máxima relevancia y le permitimos, impunemente, que actúe como francotiradora de ideologías de izquierda financiada con recursos de todos los chilenos. No solo espero que los diputados soliciten su destitución, sino que además, la Corte Suprema la haga efectiva y destierre el activismo político de esta institución para que volvamos a centrarnos en la defensa y protección de los niños, que es lo verdaderamente relevante.

 

Cristián Valenzuela, La Mujer Torniquete.

 

Conclusión: La destitución de la Defensora de la Niñez

Los republicanos no podemos contribuir al deterioro de las virtudes cívicas de nuestro país, esto nos obliga a denunciar cualquier abuso de un funcionario público y esto es lo que hizo la Defensora de la Niñez. Por esta razón exigimos que Patricia Muñoz sea removida de su cargo conforme a lo establecido en el inciso primero del artículo 13 de la Ley N° 21.067: «El Defensor sólo podrá ser removido por la Corte Suprema, a requerimiento del Presidente de la República o de un tercio de los miembros en ejercicio de la Cámara de Diputados, por incapacidad sobreviniente declarada judicialmente, por alguna de las causales contenidas en los números 1°, 5°, 6°, 7° u 8° del artículo 256 del Código Orgánico de Tribunales, o por negligencia manifiesta e inexcusable en el ejercicio de sus funciones. La Corte conocerá del asunto en pleno especialmente convocado al efecto y para acordar la remoción deberá reunir el voto conforme de la mayoría de sus miembros en ejercicio, habiendo oído previamente al Defensor».

 

Partido Republicano e Independientes piden destitución de Patricia Muñoz como Defensora de la Niñez

 

La iniciativa está respaldada por los diputados independientes Jürgensen y Urruticoechea, junto con el republicano, Ignacio Urrutia. La acción requiere la firma de un tercio de los Diputados. El Partido Republicano por medio del diputado Ignacio Urrutia y los independientes Harry Jürgensen y Cristobal Urruticoechea, pidieron la destitución de la Defensora de la Niñez Patricia Muñoz, luego que se diera a conocer una campaña comunicacional, patrocinada por esta entidad, que incluye un video en el que se incentiva a los menores de edad a ejercer violencia y desobedecer las normas de convivencia social.

 

La canción se titula “El llamado de la naturaleza” interpretada por el músico Jaco Sánchez y es parte de una supuesta campaña sobre los derechos de los niños.

 

En la letra se hace alusión a que los menores puedan escoger su orientación sexual y a “saltarse todos los torniquetes hacia el proceso constituyente”.

 

En el video participa una niña de 15 años de nombre “MC Millaray”, quien llama a “caminar junto a la revolución y a crear nuestra propia rebelión”. “Que continúe nuestra lucha”, afirma la menor supuestamente representando a la causa mapuche.

 

El diputado Harry Jürgensen reaccionó y dijo que “la campaña de la Defensoría es inaceptable. No se puede confundir promover derechos de niños y adolescentes con incentivar cometer delitos y actuar con violencia”.

 

“La Defensora (Muñoz) falta a su deber y debe ser removida de su cargo cuanto antes, utiliza e instrumentaliza a nuestros niños y sus derechos para legitimar el uso de la violencia y levantar propaganda política, ni aún a pretexto de metáfora puede un organismo levantar una campaña con este contenido”, remarcó.

 

Cristobal Urruticohechea se sumó al llamado y manifestó que es “una vergüenza inaceptable lo que nuevamente promueve esta activista de ideologías de izquierda. El Gobierno no puede quedarse de brazos cruzados ni tampoco nuestro sector al seguir cediendo ante estas provocaciones”.

 

“Chile es más que la miseria que nos quieren entregar por medio de ideologizar a nuestros niños por eso la defensora debe ser removida a la brevedad. Esperamos que el Presidente y la Cámara estén a la altura esta vez”, agregó.

 

Finalmente, el diputado Ignacio Urrutia, llamó a los diputados de Chile Vamos a firmar esta petición y a exigirle a la Corte Suprema que remueva a Muñoz, afirmando que “la mal llamada Defensora de los Niños ha usado y abusado de su cargo para promover su ideología marxista, gastando millones de pesos en sueldos para su equipo más cercano y en campañas que promueven el odio y la violencia”.

 

“Patricia Muñoz se anotó todo un récord: Es la Defensora de los Niños más mala que hemos tenido en la historia y eso que es la primera. Hay que sacarla luego, antes de que siga haciendo daño”, enfatizó el republicano.

 

Formación Republicana

 

Todo republicano tiene el deber de formarse al mayor nivel posible. Si le dedicaras 1 hora de estudio al día a este tema (leyendo una página cada 5 minutos) en 7 días podrías tener una muy buena formación en torno a este tema. Te recomendamos la lectura de los siguientes escritos:

 

Día 1

·      “Cuestionable video”, Editorial de El Mercurio, 3 de diciembre de 2020

Día 2

·      Cristián Valenzuela, La Mujer Torniquete

·      Álvaro Ferrer, Pablo Valderrama y Claudio Alvarado, Video de Defensoría de la Niñez

Día 3

Día 4

·      Vanessa Kaiser, La destructora de la niñez

Día 5

·      Fernando Villegas, Defensoría de la Niñez

Día 6

·      Organización de Estados Americanos, Código de Ética de la Función Pública

Día 7

 

Sigue conectado

Más Publicaciones

Brain Psychologic manipulator

MEMORIA: LA MANIPULACIÓN POLÍTICA DE LA HISTORIA – #148

Como no podía ser de otra forma, seguimos cosechando en tiempos de Sebastián Piñera lo que Michelle Bachelet sembró en su tiempo. Esta vez fue el turno del proyecto de ley de “Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez” (Boletín N° 10.315-18), ingresado en 2015 por la presidenta Bachelet y que hoy se encuentra en sus trámites finales, a la espera de la resolución de un requerimiento por inconstitucionalidad y un eventual uso de la facultad de veto por parte del Presidente de la República. En la presente Minuta Republicana hablaremos sobre este proyecto de ley, que contiene una serie de atentados contra la institución familiar y los derechos fundamentales de sus integrantes.

Flag of Cuba

CUBA: PATRIA Y VIDA – #147

Como no podía ser de otra forma, seguimos cosechando en tiempos de Sebastián Piñera lo que Michelle Bachelet sembró en su tiempo. Esta vez fue el turno del proyecto de ley de “Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez” (Boletín N° 10.315-18), ingresado en 2015 por la presidenta Bachelet y que hoy se encuentra en sus trámites finales, a la espera de la resolución de un requerimiento por inconstitucionalidad y un eventual uso de la facultad de veto por parte del Presidente de la República. En la presente Minuta Republicana hablaremos sobre este proyecto de ley, que contiene una serie de atentados contra la institución familiar y los derechos fundamentales de sus integrantes.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, PATRONA DE CHILE – #146

Como no podía ser de otra forma, seguimos cosechando en tiempos de Sebastián Piñera lo que Michelle Bachelet sembró en su tiempo. Esta vez fue el turno del proyecto de ley de “Sistema de Garantías de los Derechos de la Niñez” (Boletín N° 10.315-18), ingresado en 2015 por la presidenta Bachelet y que hoy se encuentra en sus trámites finales, a la espera de la resolución de un requerimiento por inconstitucionalidad y un eventual uso de la facultad de veto por parte del Presidente de la República. En la presente Minuta Republicana hablaremos sobre este proyecto de ley, que contiene una serie de atentados contra la institución familiar y los derechos fundamentales de sus integrantes.