Definiciones constitucionales: Banco Central – #114

Minutas Republicanas

Minutas Republicanas

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El Banco Central y la Constitución

El Banco Central de Chile es uno de los organismos autónomos regulados en la Constitución, específicamente en el Capítulo XIII de nuestra Carta Fundamental en los artículos 108 y 109:

Artículo 108.- Existirá un organismo autónomo, con patrimonio propio, de carácter técnico, denominado Banco Central, cuya composición, organización, funciones y atribuciones determinará una ley orgánica constitucional.

Artículo 109.- El Banco Central sólo podrá efectuar operaciones con instituciones financieras, sean públicas o privadas. De manera alguna podrá otorgar a ellas su garantía, ni adquirir documentos emitidos por el Estado, sus organismos o empresas.

    Sin perjuicio de lo anterior, en situaciones excepcionales y transitorias, en las que así lo requiera la preservación del normal funcionamiento de los pagos internos y externos, el Banco Central podrá comprar durante un período determinado y vender, en el mercado secundario abierto, instrumentos de deuda emitidos por el Fisco, de conformidad a lo establecido en su ley orgánica constitucional.

    Ningún gasto público o préstamo podrá financiarse con créditos directos o indirectos del Banco Central.

    Con todo, en caso de guerra exterior o de peligro de ella, que calificará el Consejo de Seguridad Nacional, el Banco Central podrá obtener, otorgar o financiar créditos al Estado y entidades públicas o privadas.

    El Banco Central no podrá adoptar ningún acuerdo que signifique de una manera directa o indirecta establecer normas o requisitos diferentes o discriminatorios en relación a personas, instituciones o entidades que realicen operaciones de la misma naturaleza.

A su vez, la Ley Orgánica Constitucional del Banco Central (N° 18.840), señala en su artículo 3° que el objeto del Banco Central será: «velar por la estabilidad de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos» (inciso 1°). Mientras que sus atribuciones para cumplir estos objetivos son: «la regulación de la cantidad de dinero y de crédito en circulación, la ejecución de operaciones de crédito y cambios internacionales, como, asimismo, la dictación de normas en materia monetaria, crediticia, financiera y de cambios internacionales» (inciso 2°).

La importancia de la autonomía del Banco Central

1° Inflación

«Diversos estudios han promovido esta tendencia al demostrar una correlación entre inflación y falta de autonomía tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo. De hecho, a la fecha es este un tema de amplio consenso a nivel académico pues los datos son decidores (…) La razón de ello no es difícil de deducir. Hoy los gobiernos son en parte juzgados por los electores según su capacidad de pago y su poder de compra. En este escenario, la tentación de quien ocupa el poder de manejar la emisión de dinero de un modo oportunista es evidente. El hecho de que la creación de dinero tenga efectos positivos en el corto plazo en el crecimiento y en el empleo, mientras que los costos, en términos de mayor infl ación, son pagados en el mediano y largo plazo, hace más atractivo un control de la emisión por parte del gobernante de turno».1

 

La inflación: una de las peores distorsiones que puede haber en una economía

 

La inflación es, sin lugar a dudas, una de las peores distorsiones que puede haber en una economía y los costos de ésta pueden ser muy elevados. Son varios los efectos negativos se derivan de ella.

[L]a inflación causa una distorsión en los precios relativos en la economía. No existen las inflaciones “puras” es decir aquella en donde todos los precios aumentan simultáneamente a la misma tasa. Dado que los precios en los diferentes mercados de bienes, servicios y factores de la producción se ajustan a diferente velocidad y tasa, es que la inflación genera que los precios ya no reflejen la escasez relativa de bienes y factores por lo que se genera, a su vez, una distorsión en la asignación de recursos. Ello, obviamente, implica una ineficiencia y un costo social.

[L]a inflación aumenta la incertidumbre sobre las tasas reales futuras de interés, el ahorro financiero tiende a caer y los plazos de ahorro se acortan, generando un desfase temporal entre ahorro financiero (que se vuelve de corto plazo) y el financiamiento (que naturalmente es de mediano y largo plazo). Más aun, los individuos tienden a ahorrar fuera del sistema financiero (por ejemplo en bienes raíces o en el exterior), lo que reduce la cantidad real de recursos que se pueden canalizar como crédito.

[L]a inflación es un impuesto y es el impuesto más regresivo que existe. Dado que las familias de menores ingresos tienen menos posibilidades de protegerse de la inflación, ésta las afecta relativamente más. El impuesto inflacionario daña más a quienes menos tienen reduciendo en mayor medida su ingreso real disponible, por lo hace más inequitativa la distribución del ingreso.

Dado todo lo anterior, es claro que la mayor contribución que un banco central puede hacer al desarrollo económico es utilizar la política monetaria para mantener la estabilidad del nivel general de precios es decir, que la tasa de inflación sea muy baja y muy estable. Para ello se requiere conocer de teoría monetaria y fiscal, algo de magia y mucha suerte.

 

Extractos de: Isaac Katz, Inflación

2° Otros efectos en la Economía

 

«Pero la independencia del Banco Central no tiene efectos únicamente en la inflación. Otros estudios han agregado que la autonomía también tiene algún grado de influencia en factores tales como el crecimiento económico, en la variabilidad de las tasas de interés y en el acomodo de los aumentos salariales. Cukierman expone diversos trabajos que han llegado a conclusiones en esta línea. Así, una de las investigaciones a que hace referencia sostiene que “la alta vulnerabilidad política del presidente del banco central y las otras medidas de rotación tienen una relación negativa con el crecimiento per cápita”. Otras permiten concluir que “la variabilidad de ambas tasas de interés, real y nominal, es más baja y la rentabilidad real promedio sobre los depósitos es más alta en países con mayor independencia efectiva”. Y en lo relacionado con los salarios, “los bancos centrales de las economías industrializadas con mayor independencia legal acomodan los aumentos de salarios nominales en menor medida que las economías cuyo banco central es menos autónomo».3

Las amenazas a la autonomía del Banco Central

La autonomía del Banco Central parece ser uno de los grandes consensos que existen en nuestro país. Tenemos que ir hacia declaraciones de sectores muy extremos de la izquierda para encontrar opiniones que se opongan a la autonomía de este organismo a través de frases como “democratizar el Banco Central”.

Sin embargo, esto no quiere decir que la autonomía del Banco Central esté fuera de peligro en un proceso constituyente realizado por medio de una hoja en blanco. Seguramente, la autonomía del Banco Central se verá amenazada por aquellos que en primer término dicen defenderla, pero que luego aportan matices que no hacen otra cosa que perjudicarlas. Por esto debemos estar atentos a las amenazas a la autonomía que surgen desde estos sectores y que lo hacen usando las siguientes estrategias:

1° Incluyendo otros objetivos

 

Esta fue la estrategia del abanderado presidencial del Partido Comunista de Chile, Daniel Jadue, en A esta hora se improvisa, donde señaló: «La autonomía del Banco Central tiene que mantenerse, lo que sí debe discutirse —y este es un dogma neoliberal— es que no puede tener solo el objetivo de contener la inflación a través de política monetaria y debe ir más hacia una banca central del desarrollo».

Agregar un segundo objetivo al Banco Central, como fomentar el empleo, sería un grave error, porque «puede llevar a que ambos objetivos pueden eventualmente entrar en conflicto. Por ejemplo, un período de elevada inflación, pero con bajo crecimiento, llevaría al Banco Central a tener que optar por uno de ellos y sacrificar el otro. En este último caso, el no cumplimiento de alguno de los objetivos comprometería seriamente la credibilidad del Banco Central, con su consecuente impacto en inflación».4

Mientras más simple y claro mejor.

 

Mientras más simple y claro sea el mandato del Central, más fácil es ponerse de acuerdo y lograr la necesaria coordinación con la política fiscal a través de gobiernos de distintos colores políticos. La actual meta de inflación a un horizonte de dos años y el cuidado de la estabilidad financiera cumplen ese objetivo. Pero hacia adelante hay una serie de elementos que dificultarían la coordinación con la política fiscal. Por una parte, mientras mayor es el nivel de deuda pública, mayores son los efectos fiscales de la política monetaria. Adicionalmente, muchas de las nuevas herramientas que están usando los bancos centrales hacen más borrosa la línea divisoria entre lo monetario y fiscal. Ejemplos son la compra de bonos de gobierno y de bonos corporativos. En estos últimos el aumento en la hoja de balance del banco central incluye riesgo de pérdidas financieras que finalmente podrían requerir apoyo fiscal.

La autonomía de Banco Central, en conjunto con un mandato claro de metas de inflación, es una condición necesaria para el buen desempeño monetario y la estabilidad financiera. Pero no hay recetas mágicas que logren aislar completamente a la política de la estabilidad de precios. Generar consensos amplios para un manejo de política fiscal responsable y coordinado con el Banco Central, que apunte a alcanzar la meta inflacionaria, seguirá siendo de gran importancia.

Dalibor Eterovic, Autonomía del Banco Central: sin recetas mágicas

2° Solicitar que administre fondos

 

«En la discusión reciente de la reforma a la seguridad social (AFP) en el Congreso, la cual incluía la creación de una entidad administradora de los nuevos recursos destinados a las pensiones, se generó el consenso transversal para que esta nueva entidad fuera el Banco Central de Chile. Agregar dicha función ponía al BCCh en una compleja posición, dada la dependencia que se generaba entre la rentabilidad de los fondos que se le traspasan a Banco Central para que administre y la evolución de la política monetaria cuyo objetivo es controlar la inflación y no la rentabilidad de los fondos. El BCCh tiene un solo objetivo dado que cuenta con una sola herramienta. En este caso, ambos objetivos pueden ser contradictorios. Por ejemplo, un período de baja inflación llevaría al Banco Central a reducir las tasas de interés, afectando negativamente la rentabilidad de los fondos de los afiliados. Nuevamente, la existencia de dos objetivos obliga al Banco Central a optar por uno de ellos, poniendo en duda su credibilidad y junto con esto, la meta de inflación».5

3° Aumentar el control político sobre el Banco Central

 

Fernando Atria también dijo estar a favor de la autonomía del Banco Central, pero que a su juicio nuestra regulación actual hacía que esta fuera “máxima y radical” planteando luego que sus consejeros deberían ser acusables constitucionalmente, como los ministros de la Corte Suprema: «No diría que el hecho de que los miembros de la Corte Suprema puedan ser acusados muestra que no hay independencia judicial en Chile. No veo por qué no puede ser así con el Banco Central. Lo otro es irresponsable. No responde ante nadie, sólo ante Dios». Esta afirmación es absurda y nuevamente muestra que las principales amenazas a la autonomía del Banco Central en el proceso constituyente vendrán de parte de quienes dirán defenderla.

Fernando Atria, como han dicho Pablo Ortúzar y Vanessa Kaiser en diferentes cartas, no ha parado de utilizar un lenguaje y estrategia de litigante para influir en la opinión pública. El problema es que no está litigando y deja así completamente mareados a lectores y auditores. Hace cualquier construcción argumentativa carente de lógica y termina concluyendo, mágicamente, que es ‘demasiado obvio’ el punto que él defiende. Todos quedan como en pausa, hipnotizados.

Ahora, sobre el Banco Central, además de confundir autonomía con objetivos, Atria empezó a decir que los consejeros del Banco Central ‘no respondían ante nadie’, lo que es completamente falso, ya que en su ley existen diferentes mecanismos de destitución que dependen del Presidente de la República, del Senado y del Consejo. La idea de que el Banco mantenga su autonomía es que este no pierda de vista sus objetivos explícitos -estabilidad de precios y del mercado financiero- e implícitos -estabilidad del producto y empleo- y empiece a hacer otras cosas. Esto último ocurre cuando la política empieza a dominar al Banco y, como nuestra historia nos enseña, ha sido simplemente catastrófico (especialmente para los más pobres, a quienes más les afectan las crisis e inflación): desde la creación del Banco en 1925 hasta la consagración de su autonomía en democracia, la inflación y las crisis financieras internas pulularon porque los políticos no dejaron de entrometerse.

Fernando Atria tiene camino recorrido: ha enmarañado a medio Chile con sus ideas en diferentes materias. El más nítido ejemplo de esto es cómo se paseó insistiendo, obcecadamente, que el discurso de propiedad en el caso de las AFP era literalmente un ‘engaño’ y que las platas ‘no eran de los trabajadores’. Todo esto en matinales y radios.

Fernando Claro, Atria y el Banco Central

 

Referencias

1 Sebastián Soto. Banco Central y Congreso Nacional: una mirada a los mecanismos de rendición de cuentas., p. 81

2 Macarena García. Autonomía del Banco Central de Chile, p. 9.

3 Nota 1.

4 Nota 2, p. 14.

5 Nota 2, p. 15.

 

 

Referencias

1 Sebastián Soto. Banco Central y Congreso Nacional: una mirada a los mecanismos de rendición de cuentas., p. 81

2 Macarena García. Autonomía del Banco Central de Chile, p. 9.

3 Nota 1.

4 Nota 2, p. 14.

5 Nota 2, p. 15.

 

 

Formación Republicana

Todo republicano tiene el deber de formarse al mayor nivel posible. Si le dedicaras 1 hora de estudio al día a este tema (leyendo una página cada 5 minutos) en 7 días podrías tener una muy buena formación en torno a este tema. Te recomendamos la lectura de los siguientes escritos:

 

Día 1

·      Carlos Cáceres. Banco Central de Chile: resguardar la independencia

Día 2

·      Macarena García. Autonomía del Banco Central de Chile

Día 3

Día 4

·      Sebastián Soto. Banco Central y Congreso Nacional: una mirada a los mecanismos de rendición de cuentas.

Día 5

Día 6

·      Dalibor Eterovic, Autonomía del Banco Central: sin recetas mágicas

·      Fernando Claro, Atria y el Banco Central

Día 7

 

 

Sigue conectado

Más Publicaciones

DELINCUENCIA, PANDEMIA Y CRIMEN ORGANIZADO – #120

La delincuencia y la inseguridad ha sido y es una de las principales preocupaciones de los chilenos. Durante los últimos 25 años, este problema ha liderado las encuestas, colocándose por sobre salud, educación y pensiones, la mayor parte de las veces. Se trata de una tarea compleja, puesto que la delincuencia posee múltiples causas y son muchos los actores que tienen algún rol que jugar en reducirla.

NARCOTRÁFICO Y DROGAS – #119

La penetración del narcotráfico en nuestro país ha aumentado de forma vertiginosa en el último tiempo y cada día la presencia de bandas se hace notar de forma más nítidas en diversos barrios de las principales ciudades del país. Dentro de los múltiples factores que explican este fenómeno, no hay otro más relevante que la descomposición del Estado de Derecho en nuestro país. En esta Minuta Republicana hablaremos sobre el narcotráfico y las drogas.

POLÍTICA Y SENTIDO COMÚN – #118

¿Qué es el sentido común? Es la facultad de adecuar el pensamiento no consigo mismo, como en el universo cerrado de la inteligencia descarnada, sino con las cosas y los hechos: es el reflejo de la realidad en el pensamiento y no su ocultación por éste… La mayor parte de los males que sufre nuestra civilización se deben a la hipertrofia de la inteligencia abstracta en detrimento del sentido común. La salvación no reside en la construcción de una nueva ideología, tan vana como las demás, sino en el regreso a esa sabiduría elemental que sabe distinguir “la paja de las palabras del grano de las cosas”