Definiciones constitucionales: La Familia – #113

Minutas Republicanas

Minutas Republicanas

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

La Familia en la Constitución

El inciso segundo del artículo primero de nuestra Constitución señala que: «La familia es el núcleo fundamental de la sociedad». Al respecto, José Luis Cea señala que esta afirmación: «tiene su fuente en el hecho de que los hombres no llegan a la vida y nunca viven solos, pues conviven con sus semejantes, es decir, se integran en comunidad con el prójimo. En esta dimensión social, inherente a la persona y que le enriquece en su dignidad, derechos y deberes, surge la primera asociación que es, precisamente, la familia».[1]

La familia en la historia Constitucional de Chile

El texto constitucional de 1980 es el primer cuerpo fundamental en reconocer el valor que juega la familia en la sociedad. En el inciso segundo del artículo primero, la Constitución reconoce que “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad”. Constituye así, una innovación relevante con respecto a sus antecesores, al reconocerle una existencia anterior a la del propio Estado.

Ello porque, las Constituciones anteriores, la palabra “familia” era utilizada de manera escasísima, y nunca de manera principal. En la Constitución de 1925, se utilizaba el concepto a propósito de los derechos de libertad de trabajo y su protección (Art. 10 n° 14 Constitución Política chilena de 1925). Más escaso es aún su uso en la Carta Fundamental de 1833, que corresponde a la primera que tuvo Chile de manera estable; en ella, se utilizaba el concepto únicamente a propósito de los modos de adquirir la nacionalidad (Art. 6 n° 3).

Ángela Vivanco Martínez, Curso de Derecho Constitucional, tomo I, capítulo IV

¿Qué podemos aprender de otras Constituciones? Que nuestra Constitución reconozca a la familia como un el núcleo fundamental de la sociedad es un elemento positivo de nuestra Constitución. Sin embargo, la experiencia comparada nos muestra que otros países consagran este hecho de mejor manera, señalando elementos que deberíamos tener en consideración a la hora de escribir una nueva Constitución:

Constitución de Irlanda. Dentro de los elementos que podemos rescatar de la Constitución de Irlanda están los siguientes:

  • 1° Un reconocimiento más explícito de la familia: «El Estado reconoce la familia como el grupo constitutivo natural, primario y fundamental de la sociedad y como una institución moral poseedora de derechos inalienables e imprescriptibles, anteriores y superiores a toda ley positiva» ( 41, 1°).
  • 2° Protección del matrimonio: «El Estado se compromete a proteger con especial cuidado la institución del matrimonio, en el que se funda la familia y protegerlo contra todo ataque». ( 41, 2°).
  • 3° La familia como directriz de política social: «2. En particular, el Estado dirigirá su política para asegurar: v. Que puedan establecerse en el territorio, en condiciones de seguridad económica, el mayor número posible de familias».(,).

Constitución de Estonia: Esta exrepública soviética ha tenido un despertar democrático notable, estando en el tope de muchos rankings por su notable política tributaria y pro mercado. También podemos aprender cosas en materia de familia, a la cual, no solo le reconoce derechos, sino que también deberes:

  • 1° Reconocimiento: «La familia, por ser fundamental para la preservación y el crecimiento de la nación y como base de la sociedad, será protegida por el Estado» (art. 27).
  • 2° Deber de la Familia: «La familia tiene el deber de cuidar a sus miembros necesitados» (art. 27).

Constitución de Polonia: De la Constitución polaca (reformada en 2009) podemos destacar un reconocimiento constitucional del matrimonio como una unión entre un hombre y una mujer y “el bien de la familia” como uno de los fines del Estado en su política social y económica:

  • 1° Matrimonio: «El matrimonio, al ser una unión de un hombre y una mujer, así como la familia, la maternidad y la paternidad, quedarán bajo la protección y el cuidado de la República de Polonia» ( 17).
  • 2° “El bien de la familia”: «El Estado, en su política social y económica, tendrá en cuenta el bien de la familia. Las familias que se encuentren en circunstancias materiales y sociales difíciles, especialmente aquellas con muchos hijos o con un solo progenitor, tendrán derecho a la asistencia especial de las autoridades públicas». ( 71.1)
  • 3° Protección a las madres: «La madre, antes y después del nacimiento, tendrá derecho a la asistencia especial de las autoridades públicas, en la medida que especifique la ley» ( 71.2)

Constitución de Hungría: Esta resulta ser una de las constituciones más vanguardistas a la hora de proteger a la familia, como bien lo ha destacado el profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, Francisco José Contreras: «El texto presenta una serie de rasgos del máximo interés, aunque insólitos en la Europa actual. La nueva Constitución es tan políticamente incorrecta que parece un milagro (no es de extrañar que la prensa «progresista» ande rasgándose las vestiduras)».[2]

1. Hungría protegerá la institución del matrimonio como la unión de un hombre y una mujer establecida por decisión voluntaria, y la familia como base de la supervivencia de la nación. Los lazos familiares se basarán en el matrimonio y / o la relación entre padres e hijos.

2. Hungría fomentará el compromiso de tener hijos.

3. La protección de las familias se regulará por ley cardinal [Una especie de Ley Orgánica Constitucional chilena]. (Artículo L)

Del derecho comparado nos podemos dar cuenta de que existen muchas experiencias de las que podemos tomar nota. Es mentira que las constituciones alrededor del mundo vaya en la misma tendencia posmodernista y neomarxista a la que se dirigen propuestas como la de la presidenta Bachelet o la propuesta Constitucional de Horizontal.

¿Por qué debemos defender a la familia?

 

Las razones que deben motivar a todo ciudadano a proteger y promover la familia provienen tanto de la naturaleza de esta institución como de los beneficios que aporta esta a la sociedad. Razones que permiten concluir que la familia es una institución necesaria para la sociedad libre, la cual, en su existencia y desarrollo, depende de la solidez familiar.

Como hecho antropológico, la familia es una institución necesaria para toda sociedad debido a que en ella se generan y forman sus miembros, «la generación del hombre es ya un hecho social, y es de algún modo la raíz de todos los otros. Hay una sociedad de dos, de la cual se engendra un tercero, y éste depende de aquellos no sólo en su generación, sino en la adquisición o formación progresivas de las capacidades que, a su vez, van perfeccionando en él la índole de sus relaciones con los demás, dándole el sello de lo humano».

Acción Republicana. Persona, familia y Estado

¿Familia o familias?

Sin duda, uno de los temas que traerá más polémica en la discusión constitucional será la consagración de la familia en la Constitución. Por el momento, han surgido dos formulaciones que resultan ser peores que la que actualmente está en nuestra Constitución:

Constitución Política actual

Proyecto Michelle Bachelet

Propuesta Horizontal

«La familia es el núcleo fundamental de la sociedad»

«La familia en sus diversas modalidades es el núcleo fundamental de la sociedad»

«El Estado reconoce y ampara, con igual consideración y respeto, los más diversos proyectos de vida personales, familiares o asociativos»

El error del Proyecto de Michelle Bachelet. Como bien señala el profesor Hernán Corral: «Una primera constatación que debe hacerse en que si se tomara en serio la teoría de la pluralidad de las formas de familia, de que no existe “la familia” sino “las familias”, todos los textos constitucionales o internacionales que establecen la necesidad de que el Estado, sus políticas y sus leyes reconozcan, promuevan o incentiven la familia, perderían toda, o al menos gran parte, de su virtualidad normativa».[3]

 

«Si la familia no tiene una identidad y se presenta como una especie de plasma que puede adoptar las más diversas formas, entonces todo puede ser familia. El problema es que si cualquier relación humana puede ser calificada de familiar, entonces ninguna lo es específicamente. Si todo es familia, nada es familia».[4]

 

El error de la propuesta de Horizontal. El error de la propuesta de Horizontal es aún más grave que el del proyecto de la presidenta Bachelet: el proyecto pretende privatizar la familia equiparándolo a cualquier proyecto de vida, sin contemplar los beneficios sociales de esta institución.

Puede parecer a primera vista como una propuesta 100% liberal, pero resulta curioso el parecido de la propuesta de Horizontal esté más en sintonía con Engels que con el mismísimo Friedrich Hayek:

Los ataques contra las morales de la civilización han estado dirigidos contra dos de sus aspectos. Desde que tenemos una historia de los conflictos sociales, encontramos que existe un movimiento constante de los instintos dirigido, por una parte, contra la propiedad civil y, por otra, contra el matrimonio y la familia. Yo debería hablar de estas dos cosas; sin embargo, mencioné la segunda solo para indicar que existe un desarrollo paralelo en todas las revoluciones contra las morales de la civilización: el ataque fue dirigido simultáneamente contra la propiedad y la familia.

Friedrich Hayek, Los fundamentos éticos de una sociedad libre, p.73

XXI. ¿Qué influencia ejercerá el régimen social comunista en la familia? Las relaciones entre los sexos tendrán un carácter puramente privado, perteneciente sólo a las personas que toman parte en ellas, sin el menor motivo para la injerencia de la sociedad. Eso es posible merced a la supresión de la propiedad privada y a la educación de los niños por la sociedad».

Engels, Friedrich, Principios del comunismo, p. 29

Como hecho político, la familia es, en sentido estricto, una institución necesaria para toda sociedad, debido a que sus cualidades especiales la hacen la única institución capaz de formar hombres libres, y una sociedad debe estar así compuesta para poder ser apreciada como tal. La familia es la única institución capaz de formar a estos hombres libres, porque es la única que puede «tratar al individuo como individuo, teniendo en cuenta sus necesidades y circunstancias particulares».[5] El Estado y los demás cuerpos intermedios, por sus fines generales y por sus medios escasos, necesitan dar beneficios de forma estandarizada. Esta respuesta pormenorizada no solo debe ser valorada «en términos materiales, sino fundamentalmente en su capacidad de crear ese espacio de don, de amor incondicional; condición para el despliegue de los individuos y el aprovechamiento real de los bienes materiales y espirituales que también entrega la familia a todos sus miembros, en especial a los menores».[6]

La familia y el matrimonio

El matrimonio forma parte del concepto de familia del mismo modo en que las raíces forman parte del concepto de árbol. La especial naturaleza de la familia como institución nuclear de la sociedad proviene de la especial naturaleza de la unión matrimonial: «En primer lugar, el matrimonio une a dos personas en sus dimensiones más básicas, en sus mentes y en sus cuerpos; en segundo lugar, las une con el respeto a la procreación, la vida en familia y el amplio compartir de la vida doméstica; y, en tercer lugar, las une de manera permanente y exclusiva».[7]

Si la familia ha tenido y tiene hoy diversos orígenes, indiscutiblemente la fuente primordial de su fundación, de su objetivo y de sus cualidades más características en beneficio de la perfección de sus integrantes, es el matrimonio. En efecto, sólo a través de la vinculación permanente y estable de los cónyuges propia del matrimonio puede cuidarse en las mejores condiciones la vida del recién nacido y efectuarse la crianza del hijo y su educación y, consecuentemente, permitir que se incorpore más adelante a la actividad social con adecuada preparación.

Alejandro Silva Bascuñán. Tratado de Derecho Constitucional, tomo IV, p. 36

Esto también ha sido refrendado por el Tribunal Constitucional, que nos entrega una interpretación de la Constitución en conformidad con el resto de la legislación:

La legislación chilena actual aplicable en materia matrimonial, configura el matrimonio heterosexual y monogámico, lo cual es consistente con lo establecido en la CADH. Este modelo de matrimonio resulta acorde con las bases de la institucionalidad contenidas en el capítulo I CPR, la que en su art. 1°, inc. 2° señala que “[l]a familia es el núcleo fundamental de la sociedad”, disposición que se reitera en el art. 1°, inc. 1°, de la Ley de Matrimonio Civil, que añade que “[e]l matrimonio es la base principal de la familia”.

Sentencia del Tribunal Constitucional, Rol N° 2435, considerandos 5 y 6.

[1] José Luis Cea. Derecho Constitucional Chileno, Tomo I, §168.

[2] Francisco José Contreras. ¡Viva Hungría!

[3] Hernán Corral Talciani. ¿Del Derecho de Familia a un Derecho de las familias? Reflexiones críticas sobre la teoría de la “pluralidad de las formas de familia., p. 33

[4] Hernán Corral Talciani. ¿Del Derecho de Familia a un Derecho de las familias? Reflexiones críticas sobre la teoría de la “pluralidad de las formas de familia., p. 33

[5] Robert P. George, Para hacer mejores a los hombres, p. 40

[6] Francisco Javier Urbina y Pablo Ortúzar. Gobernar con principios. Ideas para una nueva derecha, p. 40.

[7] Sherif Girgis, Ryan Anderson y Robert P. George. ¿Qué es el Matrimonio?, p. 67.

 

Formación Republicana

 

Todo republicano tiene el deber de formarse al mayor nivel posible. Si le dedicaras 1 hora de estudio al día a este tema (leyendo una página cada 5 minutos) en 7 días podrías tener una muy buena formación en torno a este tema. Te recomendamos la lectura de los siguientes escritos:

 

Día 1

·      Francisco José Contreras. ¡Viva Hungría!

Día 2

·      Hernán Corral Talciani. ¿Del Derecho de Familia a un Derecho de las familias? Reflexiones críticas sobre la teoría de la “pluralidad de las formas de familia.

Día 3

Día 4

·      Acción Republicana. Persona, familia y Estado

Día 5

Día 6

·      Eduardo Soto Kloss. La familia en la constitución política

Día 7

 

Family

Sigue conectado

Más Publicaciones

DELINCUENCIA, PANDEMIA Y CRIMEN ORGANIZADO – #120

La delincuencia y la inseguridad ha sido y es una de las principales preocupaciones de los chilenos. Durante los últimos 25 años, este problema ha liderado las encuestas, colocándose por sobre salud, educación y pensiones, la mayor parte de las veces. Se trata de una tarea compleja, puesto que la delincuencia posee múltiples causas y son muchos los actores que tienen algún rol que jugar en reducirla.

NARCOTRÁFICO Y DROGAS – #119

La penetración del narcotráfico en nuestro país ha aumentado de forma vertiginosa en el último tiempo y cada día la presencia de bandas se hace notar de forma más nítidas en diversos barrios de las principales ciudades del país. Dentro de los múltiples factores que explican este fenómeno, no hay otro más relevante que la descomposición del Estado de Derecho en nuestro país. En esta Minuta Republicana hablaremos sobre el narcotráfico y las drogas.

POLÍTICA Y SENTIDO COMÚN – #118

¿Qué es el sentido común? Es la facultad de adecuar el pensamiento no consigo mismo, como en el universo cerrado de la inteligencia descarnada, sino con las cosas y los hechos: es el reflejo de la realidad en el pensamiento y no su ocultación por éste… La mayor parte de los males que sufre nuestra civilización se deben a la hipertrofia de la inteligencia abstracta en detrimento del sentido común. La salvación no reside en la construcción de una nueva ideología, tan vana como las demás, sino en el regreso a esa sabiduría elemental que sabe distinguir “la paja de las palabras del grano de las cosas”